fbpx

Qué es el mal de ojo y cómo quitarlo o curarlo

En este artículo hablaremos sobre qué podemos hacer para quitar o curar el mal de ojo, esa especie de maleficio que crean algunas personas para dañar a otras.

quitar mal de ojo

Cuando una persona echa el mal de ojo a otra hace que esta se debilite física y emocionalmente, por lo que es importante que sepamos qué podemos hacer para deshacernos de él.

Si quieres saber más sobre cómo quitar o curar el mal de ojo sigue leyendo.

¿Qué es el mal de ojo?

Todos hemos oído hablar sobre el mal de ojo alguna vez. Pero ¿es cierto que existen personas que tienen el poder de echar mal de ojo con su mirada, ya sea de manera intencionada o sin proponérselo?

mal de ojo

La energía que cada uno de nosotros emana es muy importante y tiene mucho poder. Cuando miramos a alguien con una mirada bondadosa estamos transmitiéndole buena energía; sin embargo, si nuestra mirada es maliciosa podemos hacerle mucho daño.

El mal de ojo es una creencia popular presente en muchas culturas. Se dice que la persona que echa esta maldición lo hace por envidia o con la intención de dañar a la víctima elegida. Por eso, sea una superstición o una realidad, es importante tratar de evitar convertirnos en el objeto de un mal ojeador.

Tipos de mal de ojo

Podemos hablar de tres tipos de mal de ojo:

Inconsciente

El mal de ojo inconsciente es el provocado por el agresor sin intención. Normalmente, este agresor siente una envidia profunda que no puede controlar y en su interior juzga a otra persona, causándole daño.

Semiinconsciente

El mal de ojo semiinconsciente es aquel que echa una persona que, sin saberlo, tiene mucho poder energético. Estas personas suelen mirar mal a los otros y les desean el mal, pero no saben que haciéndolo pueden perjudicarlos gravemente.

Consciente

El mal de ojo consciente es aquel que emplea una persona con maldad que sabe perfectamente que está dañando a otra.

Origen del mal de ojo

Se dice que el origen del mal de ojo proviene de Medio Oriente, aunque es cierto que está presente en muchas civilizaciones.

A lo largo del tiempo, el ser humano ideó diversos amuletos para tratar de defenderse del mal de ojo y atraer la buena fortuna.

Uno de los amuletos más conocidos es la imagen del ojo azul cobalto llamada nazar. Su origen es sumerio y se remonta al año 3.300 a.C. El nazar se ha representado en la cultura egipcia, por ejemplo, como el ojo de Horus. Hoy en día, se vende como amuleto en Grecia y Turquía para colocarlo en las puertas de las casas, para así proteger a los que viven en ellas.

Otro de los amuletos que se siguen utilizando contra el mal de ojo es la mano de Fátima; en realidad es una mano alzada que tiene el poder de evitar que el mal pase a través de ella. El hilo blanco colocado en la muñeca en el mundo budista o los peluches de animales en Albania son otros amuletos conocidos.

En realidad, se cree que el uso de estos amuletos tan estrambóticos tiene por objeto distraer la mirada de la persona que pretende echar el mal de ojo.

De hecho, las culturas antiguas, como la hitita, la sumeria, la babilonia o la egipcia preconizaban que los dioses y los seres humanos transmitían los malos sentimientos a través de los ojos. Por ejemplo, se decía que las gorgonas griegas podían paralizar a un ser humano con su mirada o que los hombres celtas podían dominar a los caballos con solo mirarlos.

En la antigua Roma existían hechiceros especializados en mal de ojo que eran contratados para crear el mal a los enemigos de batalla. Y en la Edad Media, las personas que nacían con la mirada desviada o algún problema en la vista eran, en muchas ocasiones, condenadas a morir ahorcadas o en la hoguera.

Quién puede echar un mal de ojo

¿Quién puede echar un mal de ojo? En realidad, no solo las personas, sino también los animales, los dioses y hasta los objetos.

Según los antropólogos, el mal de ojo suele echarse mediante la mirada, pero también mediante pensamientos o contacto físico.

Como hemos dicho, el poder del mal de ojo está en la energía con la que se transmite. Por eso, cualquier persona envidiosa podría mirar a otra con intenciones dañinas y herirla profundamente, a menos que la víctima sea energéticamente superior.

Por eso, se dice que los niños son más débiles ante un potencial mal de ojo. Del mismo modo, un adulto enfermo o estresado también podría ser una buena víctima. 

Cómo quitar o curar el mal de ojo

Quitar o curar el mal de ojo no es fácil y es preciso realizar rituales especializados. Por eso es más importante protegerse de este mal antes de que nos convirtamos en sus víctimas.

como curar el mal de ojo

Los hechiceros ofrecen ciertos remedios como, por ejemplo, pasar un huevo por el cuerpo y romperlo dentro de un vaso de agua, o poner un vaso de agua cerca de la cama y cambiarlo cada noche.

También pueden utilizarse para protegerse del mal de ojo cuarzos, o hacer meditación para mantener equilibradas las energías.

En otras culturas se consideran objetos de protección cintas rojas en la muñeca, herraduras colgadas al revés, una ristra de ajos colocada detrás de las puertas o una espina seca guardada en el bolsillo.

Aunque, como hemos dicho en el apartado anterior, el amuleto que se considera más poderoso contra el mal de ojo es el ojo azul de cristal, que debe colocarse en la puerta de la casa o en anillos o collares. El objetivo de este amuleto es absorber y anular las energías negativas.

Síntomas del mal de ojo

Los síntomas del mal de ojo varían según la edad de la víctima o el tipo de maleficio, pero en general podemos decir que los más frecuentes son la fatiga, la pérdida de apetito o de la fuerza, el insomnio, la tristeza y la ansiedad.

mal de ojo sintomas

En el caso de los niños que son, como hemos comentado, más débiles frente a los maleficios, los síntomas son las defensas bajas, las alergias, el lloro constante, los vómitos, los cólicos y las infecciones.

Puntuación

Otros artículos del blog

¡LLAMAR CON VISA!