fbpx

Relaciones kármicas y dhármicas ¿Cómo reconocerlas?

¿Quieres saber exactamente en qué consisten las relaciones kármicas y dhármicas? ¿Te encuentras en medio de una relación y te gustaría reconocer si tu alma es karma o dharma?

relaciones karmicas

Las relaciones personales que mantenemos a lo largo de nuestras vidas marcan las experiencias, aprendizajes y vivencias que nos convierten en las personas que somos. Ya sea nuestra familia, amigos o pareja, todas ellas son nuestros grandes maestros del alma.

En este artículo aprenderás qué son las relaciones kármicas y dhármincas, cómo reconocerlas y diferenciarlas, y otros consejos relacionados que mejorarán la sintonía en pareja. ¡No te lo puedes perder!

Origen del Karma y el Dharma

Los conceptos del Karma y Dharma se remontan a los comienzos de la religión budista, siendo dos de los grandes pilares sobre los que se asienta esta doctrina filosófica y espiritual.

El budismo surgió como una extensión del hinduismo, de la mano de Siddhartha Gautama, quien decidió abrazar una vida ascética basada en la búsqueda del entendimiento de la felicidad y el dolor humano.

Según esta corriente espiritual, el Kharma hace referencia a la relación causa-efecto que poseen todas nuestras acciones. Por ejemplo, estudiar un examen de forma concienzuda [causa] y obtener buenas calificaciones en tu expediente académico [efecto].

En cambio, el Dharma hace referencia a todas aquellas enseñanzas destinadas a mejorar nuestra calidad de vida y que nos llevará a conocer la auténtica felicidad y paz interior. En realidad, se trata de un concepto muy amplio que puede englobar acciones como:

  • Enseñar
  • Mantener
  • Verdad y protección

E implica que cualquier tipo de problema que afecte a tu vida, tiene un origen en algún tipo de ignorancia o carencia de conocimiento. Por lo que, una correcta formación y entrenamiento, conduce a la eliminación del sufrimiento humano.

Tipos de Almas: Kármicas y dhármicas

Los distintos tipos de almas presentes en un cuerpo determinan, de forma sustancial, el tipo de relación que ambos individuos pueden mantener entre sí.

Por ejemplo, existen parejas que disfrutan de relaciones tranquilas y calmadas, tienen una gran sintonía y rara vez discuten.

Por otro lado, hay otras relaciones en las que, aunque es indudable que exista un sentimiento de amor y pasión, las buenas vibraciones no terminan de fluir. Siempre existen discusiones y peleas que interfieren en el normal funcionamiento de la misma.

Quizás te hayas sentido identificado/a con alguna de ellas. ¡Continúa leyendo para saber qué tipo de relación de pareja tienes tú! ¿Kármica o Dhármica?

Almas y relaciones kármicas

Como ya hemos comentado anteriormente, según el principio del Karma, todo acto tiene su consecuencia. Si este tiene una mala naturaleza, la consecuencia será, de igual forma, mala. En cambio, si se lleva a cabo un acto positivo, la consecuencia será, así mismo, muy positiva.

Y en este simple principio se encuentran basadas las relaciones kármicas: en el aprendizaje mutuo del uno para con el otro, y viceversa.

Las almas kármicas buscan ayudarse para mejorar y evolucionar en ciertos aspectos donde la otra persona quizás no se encuentre en un punto tan óptimo. Y por este motivo, suelen venir la mayoría de conflictos.

Las relaciones kármicas son relaciones conflictivas, debido a que, según cuenta la filosofía budista, “sin conflicto no hay aprendizaje”.

Suelen existir problemas de convivencia, de celos, y,en general, una gran falta de acuerdo en las aspiraciones personales de cada miembro de la pareja. Casarse, tener hijos, o mudarse de ciudad suelen ser ejemplos donde estas diferencias se muestran más acusadas.

Pero son estos choques y enfrentamientos los que permiten un entendimiento profundo de quién es la otra persona, qué desea y porqué lo hace así. Obteniendo una visión vital totalmente distinta y plenamente válida que resulta muy enriquecedora para el alma.

Normalmente, las relaciones kármicas son relaciones contrarias a los cánones sociales del amor, fuera de lo que sería considerado un “amor idílico”.

Todos hemos tenido una de este tipo alguna vez en la vida, y podemos confirmar que suelen tener un principio y un fin. Pero, al finalizar, nuestra experiencia vital se enriquece y la visión de la vida que hasta entonces teníamos, cambia por completo.

Obteniendo un gran aprendizaje.

Almas y relaciones dhármicas

Por el contrario, el dharma hace referencia a sentimientos mucho más profundos, a la ética, moral y deber de cada individuo. De cada ser humano.

En las relaciones dhármicas el principio básico no es el aprendizaje, sino el crecimiento mutuo, el avance junto con la otra persona.

Es decir, no es que se deje a un lado esta formación, sino que no esta no se realiza en pareja. Cada miembro de la misma, de forma individual, debe fomentar esta área en sus círculos más privados, como el trabajo o en otras aficiones.

Aunque es en la pareja, donde se encuentra el apoyo e impulso para todos aprendizajes individuales.

Las relaciones dhármicas suelen darse entre perfiles de personas muy similares, que comparten una visión de vida parecida respecto de los temas clave. Y en este contexto de mutuo acuerdo, se apoyan el uno y el otro para crecer y mejorar de forma individual.

Son parejas más tranquilas y calmadas, mucho más estables que las parejas kármicas. Por este motivo, suelen tener una mayor duración en el tiempo, incluso para todo el transcurso terrenal.

Según el budismo, ambos tipos de relaciones no pueden ser forzadas ni “premeditadas”, simplemente se encuentran guiadas por las almas individuales de cada miembro de la pareja.

Por esta razón, es frecuente encontrar almas kármicas realmente aburridas al lado de un alma dhármica. Necesitan continuamente esta activación e implicación emocional.

¿En qué se diferencia las relaciones kármicas y las relaciones dhármicas?

Si quieres aprender a reconocer si te encuentras en una relación kármica o dhármica, tan sólo deberás fijarte y observar si existen alguno de estos elementos.

Las relaciones kármicas se ajustan a la noción de causa y efecto, enfocándose en los aprendizajes que la otra persona tiene que realizar para evolucionar y mejorar. Por ejemplo, este tipo de parejas suelen fijarse en todos los aspectos negativos de su compañero/a e intentan corregirlos sin prestar atención a sus defectos propios.

Personas que no realizar ningún tipo de autocrítica y que se irritan cuando la otra persona realiza una acción con la que no están de acuerdo.

 Las relaciones dhármicas están enfocadas en la búsqueda de la paz y la felicidad en el momento presente.  En un clima de bienestar que permita a cada individuo desarrollarse y fomentar su lado más privado de forma más gratificante posible.

No obstante, es posible caer en el error de forzar esta situación “idílica” y vivir en una farsa continua. En estos casos, las relaciones terminan de forma abrupta y generan una gran infelicidad interior al ser plenamente conscientes de la auténtica realidad.

¿Cómo salir de una relación Kármica?

Si quieres superar una traumática relación kármica, deberás estar preparado/a para realizar un gran ejercicio de introspección personal. Necesitas comenzar a tomar conciencia real del tipo de vínculo que te une con la otra persona.

También es necesario que exista una ausencia total de juicio. Ni hacia tu persona ni hacia tus sentimientos, debes darle su propio espacio a cualquier emoción y sentimiento que tengas. Liberándote de cualquier carga emocional añadida.

Ahora bien, también debes realizar un gran ejercicio de honestidad, ya que muchas personas saben que sucede algo dentro de sus relaciones, pero no profundizan en la realidad por miedo a encontrar hechos que les desagraden.

Para sanar de una relación kármica, hay que conectar con el interior de uno mismo, puesto que es el único lugar donde podrás encontrar la fuerza y sabiduría para determinar lo que es amor y lo que no.

Por último, nos resulta importante señalar que cada ser humano es el responsable último de su mejora y sanación.  Es decir, debe aceptar que no puede modificar la percepción que tengan el resto de personas sobre ella. Y vivir en consecuencia con su propia ética.

Medium Angelus – Expertos en Tarot de temas amorosos

¿Tienes dudas sobre si tu pareja tiene un alma kármica o dhármica? ¿Tienes miedo de que no dure demasiado en el tiempo?

En Medium Angelus disponemos de profesionales con amplia formación y experiencia en tarot de amor que te ayudarán a resolver cualquier duda o inquietud amorosa que tengas.

En pocos minutos podremos decirte el futuro sobre tu relación y que conozcas qué dicen las cartas sobre ti y tu pareja.

Disponemos de diversos métodos de pago y servicios telemáticos y nos encontramos disponibles para nuestros clientes las 24 horas del día.

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para obtener más información. Te atenderemos encantados y con la mayor profesionalidad posible. ¡Sin preguntas! ¡Sin prejuicios!

 ¡Tan sólo obtendrás la verdad de las cartas, aunque esta duela!

Puntuación

Otros artículos del blog

¡LLAMAR CON VISA!